¿Cuál es el mejor formato de distribución para tus producciones de audio?


Hay muchas formas distintas de componer y grabar música, bandas sonoras, melodías o efectos de sonido. Esa variedad es aún mayor cuando hablamos de realizar arreglos y producir artísticamente una canción o un disco. En todas las producciones de sonido llega el momento de hacer la mezcla final de todas las pistas independientes para convertirlas en uno, dos o más canales. El siguiente paso será elegir el formato de la mezcla final y darle los últimos retoques masterizando la producción. Tras este último paso, la producción de audio estará lista para publicarla de forma digital (broadcast, descarga, streaming) o en un medio físico (CD, DVD, SACD, etc.).

Por esta razón, al comenzar una producción de sonido es de vital importancia saber cómo se va a compartir tu creación. La respuesta a esta pregunta definirá al instante la forma en que grabarás tu producción y el formato de audio apropiado para ella.

La era digital que vivimos nos ha traído un sinnúmero de formatos de archivo de audio. En algún momento, te habrás preguntado con cuál obtendrás la mejor calidad de sonido, cuál usar para streaming por internet y qué diferencias de sonido hay entre las distintas redes sociales y plataformas de streaming. Gracias a que el ancho de banda de internet va en constante crecimiento, no hace falta comprimir los archivos de audio tanto como antes. Sin embargo, cualquier persona dedicada a la producción de música y audio sabe de sobra que algunos formatos de sonido afectan a la calidad del sonido por su compresión. Analicémoslo con más detalle.

Códec de audio: ¿Qué es?

Un códec de audio es un programa en un dispositivo o una computadora. En una computadora, un códec de audio puede ser un programa que ejecuta un algoritmo que comprime y descomprime información de audio de acuerdo a un formato determinado de sonido, grabación o reproducción en streaming.

Un códec contiene un conversor de señal digital a analógica (DAC) y un conversor de señal analógica a digital (ADC), y maneja ambos al mismo tiempo. MP3, Windows Media Audio (WMA) o Dolby Advanced son algunos de los códecs predominantes. Funcionan como un circuito de hardware que convierte las ondas de sonido en código y viceversa. El término puede referirse solo a la transformación A/D y D/A de la señal o a algún proceso de compresión que ayude a disminuir o a modificar la señal.

Pérdida y compresión

Hay tres tipos básicos de códecs, que pueden incluir o no la compresión del tamaño del archivo. Veamos cómo funcionan estos diferentes algoritmos.

  • Formato no comprimido: define una grabación de sonido que no tiene ningún tipo de compresión. El sonido no comprimido es idéntico al que se ha grabado.
  • Formato de compresión sin pérdida: es un cálculo de compresión de la información que permite comprimir y descomprimir grabaciones de sonido sin comprometer la calidad de audio percibida. La compresión sin pérdida significa que la calidad de audio sigue siendo la misma, mientras que el tamaño del archivo se puede reducir hasta un 50%.
  • Formato de compresión con pérdida: es un cálculo de la información que descarta información del sonido para crear un paquete de datos que sea más fácil de transmitir. Los códecs de compresión con pérdida emplean principios de psicoacústica para lograr archivos de tamaño significativamente menor. Debido a cómo funciona el aparato auditivo (oído y cerebro) y al fenómeno psicoacústico denominado “enmascaramiento”, algunos elementos del sonido tapan otros y la persona no los percibe. Los algoritmos con pérdida descomponen y analizan las ondas de sonido, y codifican esas secciones enmascaradas del sonido con resoluciones de bits más bajas. Dichos algoritmos utilizan la “codificación perceptual” para llevar a cabo análisis psicoacústicos de reducción de datos. Los archivos de sonido resultantes tienen un tamaño hasta diez veces menor. Sin embargo, esta reducción de datos y tamaño tiene un precio. A diferencia de los archivos sin pérdida, las grabaciones de sonido con pérdida no contienen toda la información de sonido y suele haber cierta pérdida perceptible de la calidad. La pérdida en calidad de sonido resultante depende del códec, de su implementación y de lo pequeño que sea el archivo de sonido resultante.

Formatos de audio populares

DSD (Direct Stream Digital) - Es un formato de sonido sin comprimir y con una resolución increíblemente alta. DSD tiene una calidad de sonido muy superior a los datos PCM de 16 bits/44,1 kHz y a formatos sin pérdida como FLAC y ALAC. Debido a su códec de altísima calidad (utiliza modulación delta-sigma con una frecuencia de muestreo de 1-bit/2.8224 MHz), normalmente hacen falta conversores de audio avanzados para reproducir grabaciones DSD.

PCM (Modulación por pulsos codificados) - Es un formato de audio no comprimido que representa señales analógicas muestreadas digitalmente. Es la forma estándar del sonido digital en las computadoras, CD, DVD, telefonía digital y otras aplicaciones de audio digital. En una grabación PCM, la amplitud de la señal analógica se muestrea periódicamente a intervalos uniformes y cada muestra se cuantifica al valor más cercano en un intervalo de pasos digitales.

WAV (Waveform Audio Format) WAV es otro formato de audio que no comprime la grabación del sonido analógico original. Los archivos WAV ofrecen una frecuencia de muestreo y definición de bits muy altas, lo que les permite incluir todo el espectro sonoro del oído humano. Un codificador de archivos WAV utiliza el formato de modulación de código por pulsos (PCM). Son difíciles de retransmitir, al no estar comprimidos, y son grabaciones de gran tamaño.

BWF (Broadcast Wave Format) - Está basado en el formato de audio WAV. Es un formato no comprimido especializado en datos de sonido al que la UER (Unión Europea de Radiodifusión) ha añadido una “extensión de audio para broadcast”. Se puede utilizar para el intercambio sencillo de material de audio en diferentes entornos de broadcast y entre equipamiento basado en diversas plataformas de computadora.

AIFF (Audio Interchange File Format) - El formato AIFF es un formato de audio sin compresión que puede reproducirse en Mac y PC. Fue creado por Apple y es idéntico a los sonidos con formato PCM. Debido al gran tamaño de sus grabaciones, no es habitual usar para streaming.

FLAC (Free Lossless Audio Codec) – Es un formato sin pérdida, de código abierto y que cuenta con un algoritmo de compresión altamente eficiente que puede reducir el tamaño del archivo entre un 50 y un 70 por ciento respecto al tamaño original. Este formato es popular entre los audiófilos para almacenar música con la mayor calidad posible. Debido a que es de código abierto, es compatible con muchos dispositivos y programas.

ALAC (Apple Lossless Audio Codec) - Su sonido es idéntico al del sonido grabado original. Utiliza el formato de archivo M4A, incluye compresión sin pérdida y permite múltiples ediciones sin perder calidad. Comparado con otros formatos de audio sin pérdida, los archivos M4A tienen una calidad similar pero su tamaño de archivo es inferior y se reproducen en dispositivos Apple esencialmente.

MP3 (Moving Picture Experts Group Layer-3 Audio) - Es uno de los códecs de audio más conocidos. Las grabaciones en MP3 utilizan una compresión de sonido con pérdida. Las grabaciones en MP3 pueden ser hasta diez veces más pequeñas que en formato WAV. Los archivos MP3 se pueden codificar con una tasa de bits constante o variable. Una tasa de bits constante asegura la misma calidad en todo el archivo de audio, pero éste tendrá un mayor tamaño. Una tasa de bits variable limita la calidad durante los silencios o las secciones casi silenciosas de la grabación, lo que da como resultado un archivo de menor tamaño.

WMA (Windows Media Audio) - El formato WMA está disponible en versión sin pérdida o con pérdida. Generalmente, las grabaciones en WMA son más pequeñas que otros formatos no comprimidos y es comparable en funcionalidad a las grabaciones en MP3 y FLAC.

Ogg Vorbis - Es un formato de audio con pérdida, de código abierto y sin patentes, excelente para streaming por internet sin afectar a la velocidad. Ofrece un buen sonido con tasas de bits bajas, comprime el audio y desecha información para lograr tamaños de archivo más pequeños. Además, los archivos OGA u OGG tienden a tener una mayor calidad que los MP3.

AAC (Advanced Audio Coding) - Es otro códec con pérdida para pequeñas grabaciones de sonido que funciona extremadamente bien para streaming por internet. También se pueden crear con una tasa de bits variable o constante. Las grabaciones en AAC no son adecuadas si se precisa una copia idéntica del sonido grabado, ya que se desechan información en el proceso.

¿Cuál elegir?

Elegir el mejor formato de audio depende de su aplicación y uso. Tienes que elegir un formato de audio que ofrezca una calidad de sonido óptima en la publicación o medio en el que se vayan a reproducir. Ni más, ni menos. Las grabaciones de audio con una calidad innecesariamente alta pueden ser difíciles de manejar, editar y compartir.

  • Los ingenieros de audio profesionales y los creadores de contenido de audio utilizan formatos de archivo sin comprimir y de alta resolución para grabar, editar y masterizar, lo que hace que se conserve completamente la calidad de sonido. Una vez generado el formato de audio final, las grabaciones se pueden exportar a formatos más fáciles de distribuir. PCM, WAV, BWF y AIFF son algunos ejemplos de formatos no comprimidos.
  • Si no eres un audiófilo que quiere escuchar su biblioteca musical en alta fidelidad, puedes elegir un formato de audio sin pérdida que utilice menos espacio de almacenamiento que un formato no comprimido, al tiempo que mantiene toda la calidad de la grabación inicial. Algunos de esos formatos son FLAC, WMA y ALAC (M4A).
  • Si necesitas compartir grabaciones de audio o hacer streaming de audio por internet, elige un formato que utilice compresión de sonido con pérdida. Por suerte, los códecs de compresión con pérdida han mejorado mucho la calidad durante los últimos años, reduciendo de forma considerable la diferencia entre la compresión con y sin pérdida. El formato MP3 probablemente sea el más conocido. Los archivos MP3 pueden tener varias tasas de bits, dependiendo la calidad de sonido y el tamaño de archivo que busques. Su tamaño eficiente lo ha convertido en el formato estándar de intercambio de audio en internet. Otros formatos comunes son Ogg Vorbis y AAC.

Un consejo más. Cuando exportes una mezcla de audio a una mezcla estéreo final, asegúrate siempre de que el archivo de audio esté optimizado para ofrecer la mayor calidad de sonido en el medio de destino (CD, DVD, broadcasting, streaming, etc.).

Audio en internet

Con tantas redes sociales disponibles, las posibilidades para compartir producciones de audio en internet son inmensas. Esto hace que nos preguntemos cuál es el formato de audio ideal para subir una producción a internet. Como la mayoría del contenido de las redes sociales, las especificaciones de audio y video suelen cambiar con frecuencia. Los principales cambios están relacionados con la mejora de las soluciones de diferentes plataformas para ofrecer una mejor experiencia audiovisual.

Dichos cambios resultan difíciles de seguir, por lo que ofrecemos la siguiente tabla a modo de resumen de la situación actual.

Red Social

Formatos de audio 1Formatos de video 1
FacebookCódec AAC estéreo a 128 kbps o más.MOV y .MP4 con códec de compresión H.240
InstagramCódec AAC estéreo a 128 kbps o más.MOV y .MP4 con códec de compresión H.240
TwitterAAC-LC mono o estéreo
(baja complejidad)
.MP4 para web, .MOV para dispositivos móviles
SnapchatCódec PCM o AAC estéreo,
192 kbps mín., 16 o 24 bits,
frecuencia de muestreo a 48 kHz
.MP4 y .MOV con códec de compresión H.264
YouTubeMP3 estéreo (códec MP3/WAV), PCM (códec WAV), AAC (códec MOV) y audio FLAC.
Tasa de bits mínima para formatos con pérdida: 64 kbps
.MOV, .MPEG4, MP4, .AVI, .WMV, .MPEGPS, .FLV, .3GPP o .WebM
LinkedInCódec AAC o MPEG4,
menos de 64 kbps
.ASF, .AVI, .FLV, .MOV, .MPEG-1, .MPEG-4, .MKV o .WebM
VimeoAAC-LC estéreo (baja complejidad),
320 kbps, frecuencia de muestreo a 48 kHz
Códecs H.240, Apple ProRes 422 (HQ) y H.265 (HEVC)

Plataforma de streaming

Formatos de audio 2
SpotifyAcepta FLAC o WAV estéreo Todos los archivos se convierten a WAV (44,1 kHz) y se codifican a uno de los siguientes formatos:
- Ogg/Vorbis (96, 160 o 320 kbps) - AAC (128 o 256 kbps) - HE-AACv2 (24 kbps)
Pandora PremiumAAC+ (32 kbps o 64 kbps) MP3 (192 kbps)
Apple MusicAAC (256 kbps)
SoundCloudCompatible con WAV, FLAC, AIFF, ALAC, MP3, AAC, Ogg / Vorbis, MP4, MP2, M4A, 3GP, 3G2, MJ2, AMR y WMA Recomienda utilizar WAV (16 y 24 bits), FLAC, AIFF o ALAC
TIDAL HiFiCalidad máster - Colaboración con MQA (Master Quality Authenticated) para ofrecer masters de audio que van desde los 44,1 kHz / 16 bits a 96 kHz / 24 bits (192 kHz en algunos casos) entre 2304 y 9216 kbps
HiFi - FLAC (44.1 kHz / 16 bits) a 1411 kbps
Estándar – AAC (320 kbps)

Mezcladores TouchMix y formatos de audio

Con este repaso general a los formatos de audio más comunes, puede que te preguntes cómo funcionan las grabaciones en los mezcladores TouchMix de QSC. Todos los modelos TouchMix son capaces de grabar todas sus entradas, además de una mezcla estéreo, directamente a un dispositivo USB externo sin necesidad de computadora. Las pistas se crean en formato Broadcast Wave Format (BWF) de 32-bits sin comprimir, y pueden reproducirse y mezclarse en el propio mezclador o importarse a un software de estación de trabajo (DAW) para hacer overdubs o hacer edición de postproducción.

Además, el programa gratuito TouchMix DAW Utility, disponible para Windows y para macOS, ayuda a mover las pistas del TouchMix a un software DAW y viceversa.

Conclusión

A pesar del creciente ancho de banda de internet y de las consideraciones puramente técnicas, los archivos de audio con pérdida se han convertido en el estándar durante generaciones para amantes de música y los propios músicos que han crecido con ellos. Esto no debería impedir que las nuevas generaciones experimenten, disfruten y conozcan lo que es la calidad de sonido superior que poseen los formatos de audio sin comprimir.

Todos aquellos que nos preocupamos por lograr un sonido de alta calidad debemos seguir compartiendo archivos no comprimidos y sin pérdida siempre que sea posible, además de encontrar los códecs de mayor calidad, usar las mayores tasas de bits y estar al tanto de los desarrollos tecnológicos en este campo. Luchar por la mejor reproducción posible de audio no bastará si no se utilizan formatos de audio de alta calidad de forma generalizada.


Referencia (1):

Referencia (2):

Datos técnicos obtenidos de cada una de las plataformas de streaming.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

one × 2 =